Después de mucho insistir…la PSX llegó a mis manos

Presentacion Cristian
Cabecera Cristian

Hola chic@s, soy Cristian y voy a colaborar en este proyecto escribiendo algún que otro artículo o review de juegos, siempre relacionado con el mundo de nuestra amada PlayStation 1. Posiblemente en un futuro, hasta me anime a realizar algún video análisis o colaborar con alguno de nuestros compañeros en algún podcast, quién sabe…

En esta web participamos personas que amamos los videojuegos y queremos rendirle un homenaje a la consola que fue más importante para nosotros, cada uno tiene sus motivos y yo hoy, quiero comentar los míos.

¿Por qué la Playstation 1? Para entenderlo, creo que tengo que explicar un poco mi historia con los videojuegos para entender porque es mi favorita antes que cualquier otra consola.

Desde pequeño ha habido consolas en mi casa, no soy tan joven, como puedo parecer por mi comentario. Soy el mayor de mis hermanos, por lo que no entraron por ahí en mi vida. Por mis manos pasaron varias consolas. Como muchos, empezamos con una Gameboy, la original, la que usaba 4 pilas y pesaba medio kilo, con esos cartuchos de 50 juegos en 1 que había que soplar para que funcionen. Esta consola entró de mano de mi madre que, en su época, era una viciada. Gracias a ella se puede decir que las consolas y este hobby llegaron a mi vida.

Mi segunda consola fue una Megadrive, un mastodonte de los videojuegos en la época. Road rash, Columns (con un poco de influencia materna aquí), Sonic, Eternal champions…Los juegos eran caros y se jugaban y rejugaban hasta la saciedad. No era fácil para un chaval de 7 años conseguir juegos, por lo que se jugaba con lo que se tenía si no conseguías que alguno de los amigos que tenías te prestaran alguno, y en esa época, muy pocos niños de mi edad tenían consolas. Se puede considerar la consola en la que muchos sacamos callo con los videojuegos por primera vez.

Mi tercera consola fue nuestra tan amada PlayStation 1, que llegó a casa acompañada con un Spyro, Drive y Ridge Racer Type 4, que después de mucho insistir en casa, llegó a mis manos.

Y que voy a contar, tuve la suerte de empezar con tres de los mejores juegos que había en la consola por aquel entonces. Spyro un plataformas 3D colorido en el que se viajaba a distintas zonas de un mundo de dragones, eliminando a enemigos a cornadas, con fuego o saltando sobre ellos, recogiendo gemas y luchando contra variopintos bosses finales. Vamos, el éxtasis hecho videojuego para un chavalín que venía de jugar en 2D.

Fuente: Spyro.wiki.com

De Ridge Racer se podría decir que tenía los mejores gráficos de un videojuego de conducción que había. Me molaban sus carreras acontrarreloj y los retos para conseguir los más de 300 coches con los que contaba el juego, reto que tengo pendiente, y que puede que intente conseguir en breve. Estas espinas de la juventud no pueden quedar pendientes.

Fuente: www.listal.com

Driver. Creo que puedo decir que cuenta con uno de los tutoriales más complicados de la PSX. Ese slalom infernal en el parking, contrarreloj por supuesto, esquivando columnas, conos, haciendo donuts pulsando el círculo un infierno, pero quedando compensado con esas persecuciones de película que se disfrutaban durante todo el juego en esas calles de San Francisco con sus saltos y la costa de Miami con sus grandes avenidas. Juego que ya contaba con un editor de imagen y video, para poder visualizar las persecuciones con una cámara al estilo “Bullit”.

Fuente: Driver.wiki.com

Hablo de estos tres juegos en concreto al ser los que guardo un gran recuerdo al ser los primeros. Por esta época descubrí otros grandes géneros que me enamoraron, posiblemente influenciado por mi amor a los libros por aquel entonces. Vivir en mundos de fantasía con magia, luchas contra brujas, monstruos. Si, hablo de los JRPG, en concreto Final Fantasy VIII, juego por el que, vaticino y seguro que sin equivocarme, nos pelearemos aquí por escribir y comentar.

Descubrí el mundo de los simuladores de conducción, más plataformas, juegos deportivos que en aquella época, con el auge del 3D, nos hacían pensar a nosotros tan jóvenes que éramos jugadores de fútbol, baloncesto, skate, incluso hockey sobre hielo. ¿Quién no jugó nunca a uno de esos juegos de hockey sobre hielo? Intentando provocar peleas entre los jugadores tal y como se veía en los telediarios cuando hablaban de esos locos yankees en la sección de deportes.

Fue la época de las revistas donde todos los meses acudíamos a ver las novedades, qué juegos íbamos a intentar conseguir o pedirle al primo de un amigo que nos lo descargara para jugarlo. Ver trucos y guías, alucinar con las imágenes de los juegos y anuncios de las novedades. Los discos negros, de la revista PlayStation Magazine, llenos de demos que rejugaba una y otra vez junto a mis hermanos.

Esos son detalles que todos hemos vivido, que en mi caso, fueron en un época de gran felicidad y de descubrimiento de los videojuego en su mayor expresión, cuando más tiempo jugué, y más tiempo tuve para hacerlo. Momentos que no se vuelven a tener y pasan tan rápido como se disfrutan. Para mí la consola era el lugar al que acudía, junto con los libros, para evadirme de todo, una vía de escape, casi, un amigo más, cosa que no se ha repetido con ninguna consola. Intentaré en mis artículos y colaboraciones en la web sea podcast o vídeo, transmitir el amor por la consola, siempre desde un punto de vista crítico, sin fanatismos, intentando entender los juegos por lo que fueron en su momento, sin comparaciones con tiempos más presentes, volviendo a visitar, en mi caso, muchos años después la mayoría de ellos para valorarlos, y dar un opinión personal aparte de un análisis.

¡Nos leemos!


Entradas relacionadas

Deja tu comentario